sábado, noviembre 27, 2010


D i v a g a r



Pienso
en la ignorancia implacable
en la soberbia absurda
en los proyectos arañados
acordándome que lo único real
era... ella

una piel cálida
un cuerpo de fantasmas
unas manos expertas
unos oídos que escuchan
alguien que se manifiesta... inteligentemente
y unos labios silenciosos.

Y mientras yo aquí...
conviviendo con mi humanidad
intentando coexistir.
Cuantos años perdidos
para disfrutar
su espalda fina
esos pies cálidos
el sabor de su sexo
de formas memorables
...como una imagen, que no logra reflejarse
como aquello que avanza hacia la nada
yo lo intente...
pero ¿que importa ahora?